3,650 veces

Hoy te dedique una canción mientras leías algo a cuatro metros de mí y yo pretendía que estaba haciendo otra cosa. Fue en dos líneas que se repiten cinco veces que me dieron ganas de gritar y llorar en ese orden. Mi cara todo el tiempo tranquila, pretendiendo que estaba concentrada en lo que estaba haciendo. Nunca me había sentido así, es como un duelo por la muerte de alguien que aun vive. Y es que vives, pero no para mí. Y no puedo ni contar cuantas veces es mas fácil escribirlo que aceptarlo. Adoro ser tan extrema y querer siempre todo o nada pero cuando se trata de ti prefiero no sentir. A veces lo he logrado. He durado en esa postura no más de dos meses. Siempre regreso a girar alrededor de ti, no ha pasado un día desde que te conocí en que no piense en ti por lo menos una vez. Es tan desgastante como vitalizante. Tan contradictorio como todo lo que me haces sentir. Y tan triste como me siento cuando te vas. Ya tengo edad suficiente para entender eso que me deshace el ego con mas fuerza que cualquier otra cosa: aquí yo soy la que quiere mas. Y muy probablemente no va a cambiar nunca.

Tú amas la libertad. Yo te amo a ti. Lo entiendo. Pero todavía no lo acepto.

Quiero ser libre para que te enamores de mí.

Pero, ¿cómo puedo ser libre si me tienes presa?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo FUEGO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s