Un café

Parecería que en este lugar es requisito entrar en parejas. Y tengo todos los ejemplos que podría necesitar un psicólogo barato (aunque si lo analizo cualquier psicólogo es caro o talvez me rehúso tanto a pedir ayuda que la pura imagen me crea conflictos. Freudianos, seguro.): tenemos el clásico, la pareja que está en la etapa de conocerse; ella pasadita de peso, por 7 u 8 kilos incomodísimos (mucho más que si fueran de plano 20) que sin vérsele tan mal, no abandonan su mente ni un segundo. La piel se le escapa por donde la ropa se deja, todo sería más fácil si se usaran otra vez los corsets. Principalmente porque también se tomaría en cuenta la opinión de Rembrandt acerca de la belleza. Se puso unos jeans y una camisa de botones, color rosita-amarillo-crema, como la grasita que le sobra bajo la piel, que tantas veces se ha imaginado viajando por una manguera transparente dentro de un quirófano. Ajusta su ropa de donde se pueda, la camisa se le sube cada vez que se arregla el pelo o estira el brazo para agarrar su bolsa para ponerse aún más lipgloss. Los jeans se le bajan porque están a la altura exacta en que les es más fácil bajar que subir. Las tiritas que sostienen el cinturón que no trae no le van a durar mucho, las usa como si fueran las asas de una bolsa muy pesada. De vez en cuando, cuando él ve su café, ella aprovecha para dar lo que ahora llamo el ajuste mayor (el de cada 6.3 minutos, en promedio), en el que incluso se llega a elevar ligeramente de su asiento, rezando que los tacones no la traicionen y se le resbalen hacia enfrente, porque además de la patada que le daría al guey, perdería la silla y se pegaría en la nuca.

Intercambian frases como ‘Lo que pasó es que un día me di cuenta de que a este chavo no le caían bien mis amigos…’ y él comparte intermitentemente su propia radionovela, que es igual pero con un sexo opuesto.  (Es mucho más interesante ver a un hombre y a una mujer mentando madres del mismo sexo) (Necesito un amigo gay).  La conversación no tiene mucho futuro, y sin pretender jinxearla, me atrevo a decir que tampoco la relación. Esto lo se porque el hombre sabe perfecto cada cuánto tiene que voltear a ver su café por cortesía para que ella haga el ajuste mayor, y no es tanto que le moleste cómo se ve si no lo hace, sino cómo se siente.

Ella se maldice por haberse sentado en donde se sentó, va a ser una pasarela de alrededor de 5 segundos en que consiga llegar a la esquina de la pared en donde tiene que dar vuelta para llegar al baño de mujeres.  Se siente como si trajera puesto un bikini 3 tallas más chico. Sin pareo. De idiota no se sentó en donde él se sentó. Sería ella quien tendría 5 segundos para analizar la mercancía. Luego se mentaliza, toma aire. Finalmente anuncia: Ahorita vengo. Para mi desilusión él no tiene la malicia para preguntar ‘a dónde vas?’ para obligarla a decir lo que evitó decir ‘voy al baño’. El pronuncia OK sin sonido y voltea hacia su café caballerosamente. Ella pone changuitos para que encuentre un insecto o algo que le mantenga la vista ahí 4.7 segundos más. Se levanta. La silla hace ruido. Le cambia el color de la cara ligeramente, sonríe, se acomoda la camisa, el botón del pecho está a punto de renunciar, y para hacerlo saber, ha hecho el ojal 2 veces más grande que el resto.  Agarra su bolsa. Se voltea precipitadamente. Camina hacia el baño. En cuanto ella se voltea, el café pierde la atención y él levanta la vista. La ve irse y con lo que ve tiene para pedir la cuenta. Cuando ella regresa ve la charolita con propina y se le tuerce involuntariamente la boca hacia la izquierda, tan ligeramente que nadie se da cuenta más que yo. Le bastan 2 paquetitos de mentas y una moneda de 10 pesos para entender que no tuvo mucho éxito. Piensa en lo que va a comer llegando a su casa, porque un café helado con crema batida y chispas de chocolate es un aperitivo, y más en este estado emocional.

El sonríe, como tratando de amortiguar el mensaje obvio de las mentas.  Lista? Le pregunta mucho más alegremente de lo que pretendía sonar. Lista, contesta ella, con la mente en una Oreo, visualizando el estante exacto en donde las vio por última vez y la fracción exacta de lo que le quedaba al paquete.

Se van.

Y después de todo esto parecería que la de la vida miserable es ella, pero no. Soy yo, que tengo tantas voces que callar, que prefiero escribir de su vida que de la mía. 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo AGUA

3 Respuestas a “Un café

  1. por cierto, ya te añadi a mis links 🙂

  2. Checho

    De nuevo… al leer esto escucho tu voz en silencio, puedo ver tu cara y casi casi te podría decir que siento que estoy sentado ahí, contigo… viendo cómo unos jeans cobran vida para decidir que el camino menos doloroso (para ellos) es bajar… esto, mientras la blusa ha decidio hacer equipo con ellos y subir con cada ligero movimiento, como queriendo dejar que la piel salga de paseo a la más mínima provocación… el equipo estará completo cuando las tiritas que sostienen el cinturón se den cuenta que no fueron creadas para ser jaladeras y decidan cambiar de trabajo… no incluyo al ojal y el botón porque es claro que ellos tienen sus issues, uno quiere renunciar y el otro le abre ampliamente la puerta para hacerlo dudar entre sus opciones, salir disparado o utilizar la puerta y acabar con tanta tensión… para bien o para mal, eso no lo veremos… y digo veremos porque estoy convencido que tus líneas tienen el poder de dejarme ver tan memorable evento a través de tus ojos, con ayuda de tus dedos que quisieron pintarlo y colgarlo en un blog…

    Beso.

  3. Jajajajajaja que buen post. No podía dejar de reírme. Hasta me dieron ganas de escribir de nuevo en mi blog.

    Keep it up!

    F!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s