A day in the life

Desperté con una sed impresionante, me tomé un litro de agua antes de abrir los ojos. Luego fui a nadar 1.5 km, para mi sorpresa y la de la alberca. Luego me fui a asolear, pero había muchas nubes, entonces me metí al jacuzzi. Para mi mala suerte, llevaba 2 minutos ahí cuando subió un grupo de mujeres de todas las edades, desde 7 hasta… prefiero no ofender con mi cálculo, porque había muy, muy buena luz. La menor del grupo hizo un alarde impresionante de la temperatura del agua, llegó un momento en que empecé a sentirme como una verdura en un plato de consomé, y no me gustó. Después de diez minutos estuve a punto de hacerles notar el reglamento impreso en la pared, que prohibe la entrada a menores de 14 años y a personas en estado de ebriedad, y esta niña parecía violar las dos reglas, pero por fortuna se cansó de usar el jacuzzi como chapoteadero, y se fueron a comer. De ahí, bajé al vapor, y estuve el máximo de tiempo que aguanté, que sin reloj nunca se si son 5 o 50 minutos. De ahí, me fui al sauna, y como siempre, usé mi pelo como indicador de cuánto llevo ahí (cuando empieza a parecerse al de Selena es tiempo de regresar al vapor).

En el sauna está estrictamente prohibido entrar con revistas o libros, y es completamente comprensible, me puedo imaginar cómo puede volar una hoja o un ejemplar completo hasta la esquina y crear un auténtico infierno, pero cuando voy sola, a veces lo hago muy, muy responsablemente y lo más alejada que pueda de la fuente de calor, de veras. Esta vez metí una revista de sociales que había en el lobby, una de las muchas que hay aquí en provincia. La odié por muchas razones. La primera, el papel que usan es como una mezcla de opalina con charol, así de gruesa y así de brillante, como si las cosas que imprimen tuvieran algún valor. La segunda, una de cada tres páginas es un anuncio de algún lugar de Querétaro que promete mucho mejores cosas que las que he presenciado cuando he ido. La tercera, está llena de fotos del jet-set jajaja con esto quiero decir personajes locales que después de varios flashes han aprendido a dominar sus mejores ángulos con poses como las de Paris Hilton, si no así el alcohol en los ojos. Es más, le quiero hacer una petición a todos los fotógrafos de antro, por el bien del jet-set: que no tomen fotos después de las 12 am. Puede ser que la que vea uno de estos ejemplares no sea una persona linda y tolerante como yo jajaja, sino una madre de familia que conoce a las personas que está viendo. Y la cuarta, la entrevista con un orgullo del medio televisivo nacional, quien no sé, pero espero que no sea tan redundante en persona como en la redacción. Hubiera podido ser media hoja de entrevista y no tres, si no fuera porque insistía en parafrasear cada idea de mal en peor, pero eso sí, siempre dando gracias a Dios. Me quedó claro que esta persona tiene el potencial de un candidato a premio Nobel y que disfruta mucho su contrato con Televisa y su relación con Dios. 

Finalmente manejé a mi casa, y me preparé una lata de atún con mostaza dijon, alcaparras, aguacate y tostadas. Me serví un vaso lleno de hielo con coca light. Mis vasos de coca light son como sonajas. Estaba comiendo sola cuando pensé que no entiendo a las personas que no pueden estar solas. Creo que en todo el día he hablado 8 palabras: buenos días, dos toallas, por favor, gracias, y bye. Y todo lo demás ha sido en silencio, incluyendo la sonrisa de bienvenida para las mujeres del jacuzzi, que pretendía decir ‘Hola, espero que sepan que estoy sumergida aquí con el fin de relajarme, no de llenarme de adrenalina para el resto del día, les voy a agradecer infinitamente que traten de no hacerse notar en estos 5 metros cúbicos de agua caliente que no por gusto vamos a compartir,’ y que interpretaron completamente diferente. 

Cambiando de tema, estoy tratando de deshacerme de todo lo que no me sirve, mi cuarto está lleno de cosas que no puedo creer que tengo. Para probarlo, me tomé esta foto con dos items que encontré en diferentes cajones. Un pareo de República Dominicana, que es más como una sábana de algodón color turquesa, con bordes negros y dibujos abstractos de negros vestidos como Bob Marley, y este finísimo accesorio para la cabeza, con todo y cola de mapache, super apropiado para el clima queretano, tan similar al ruso.

Sí me alarma un poquito la cantidad de palabras que he pronunciado hoy, y posiblemente también mi intolerancia general ante la gente. Por eso creo que es mejor que hoy no salga. Además, me tendría que cambiar y me estoy sintiendo progresivamente bien con este pareo.


Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo AGUA

7 Respuestas a “A day in the life

  1. Zorobabel

    Es sábado y son las 10:20; tengo que llegar en 20 minutos a un bar que he oído hablar de él desde hace 5 años y nunca he ido. Voy a ver a unos amigos que llegan de Cuba; adivinen cómo se llama el dichoso bar: “La Bodeguita del Medio… obvio cubano. Pero finalmente, creo que lo mejor de este sábado será haber visto el pelo de la chava que ahí sale. Me encanta. ¿Se hizo algo en el salón? ¿quizá entre el jacuzzi y el sauna? Saludos no provincianos.

  2. vfarill

    yo también me doy cuenta que mientras más pasa el tiempo, más intolerante me vuelvo. La pequeña parte de razón que me queda me dice que está mal, pero me divierto demasiado con mi intolerancia.

  3. glasswing

    Jaja! El secreto es agua de jacuzzi… sin enjuagar.
    Y yo también me divierto con la intolerancia.
    Saludos muy pronto no provincianos.

  4. Pablo

    ¿será que la intoleracia es señal de que estamos haciéndonos viejos? ¿de que acabaremos en una banca de parque conversando con las palomas?… de pronto, el panorama no se ve tan malo…

  5. Oye Mel, I think you made a huge fashion statement right there!

  6. glasswing

    Mel! Pues acabé conservando el pareo y el animal, así que cuando quieras!! De verdad!! 🙂

  7. Checho

    Mmmm…. Bueno… como muestra de que no es suficiente estoy aquí tratando de decifrar los pensamientos que salen de ti, plasmados por tus dedos en un conjunto de teclas con garabatos que solemos llamar letras, las mismas que lograron que hablaras aquí más de ocho palabras en el día…. porque al leer tus líneas puedo oir tu voz… y es una voz muy resistente porque después de casi un mes de haber escrito esto tu voz sigue aquí…. y llegando a muchos kilometros de distancia de su origen.

    So please…. Keep talking..! Y sí, me puedo imaginar la sonrisa del jacuzzi… tu sonrisa y tus gestos hablan sin voz, murmuran alto o gritan en silencio… No me preguntes como pero creo que he logrado escuchar…

    Un beso

    *btw… nice pic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s