‘Tis the Season

Llevo dos semanas de haber puesto un letrero en la entrada de donde vivo: ‘Colecta de Suéteres, Chamarras y Cobijas para Comunidades Rurales’, con mi dirección y teléfono por si quieren que yo pase. Tengo planeado llevar todo esto a las comunidades donde hice mi servicio social. 

Desde el primer día me han hablado para que vaya a recoger cosas, y tengo que compartir con ustedes una especie de agradecimiento y enojo. 

Me han dado cosas que no puedo creer. Y cuando he dicho ‘Gracias, pero las toallas rotas no me sirven…’ he recibido respuestas como ‘Sí, mira, tú llévatelas, todo les sirve,’ de personas que no viajan si no es en avión y que piensan que voy a tribus y no a comunidades rurales, en donde los indios con taparrabos me van a hacer un ritual de agradecimiento alrededor de una fogata cuando les entregue los cables de luces fundidas y los usen para construir una balsa para cruzar un río lleno de cocodrilos en la selva. ‘Todo les sirve.’  

Estos son algunos de los artículos más sobresalientes que he recibido: guantes sin par, calcetines delgaditos por uso, medias jaladas, playeras gigantezcas deslavadas y deformes (que yo sólo usaría como trapitos para óleo), un suéter de cashmere con un hoyo en forma de plancha, otro tan encogido que no le quedaría ni a una muñeca, catorce corbatas, una de ellas con una mancha de mole (para un casual Friday, supongo), tres pares de zapatos sin agujetas, varios tenis con hoyos en las suelas, unos stilettos negros (y me gustaría acordarme de quién)- uno de ellos sin tacón (como para la mujer kinky del pueblo, la que tiene una pierna 15 cm más corta que la otra), dos uniformes de escuela rotos, unos pants con manchas de pasto en las rodillas, unas cortinas que aparentemente permanecieron colgadas en la parte más oscura del ático hasta que se llenaron de telarañas y las quitaron con asco (de encaje como de Brujas pero de la Parisina), un cómodo (que nunca he entendido por qué se llama así), y mi favorito: un portatrajes, por si algún campesino necesita llevar su traje en un viaje de negocios.

De veras han de pensar que con los calcetines sin par se pueden hacer como lianas para transportarse de un árbol a otro. Me da gusto haber escrito ‘suéteres, chamarras y cobijas’, porque no me arriesgué (mucho) a que me trajeran medicinas caducadas o cepillos de dientes semi nuevos. Por todos estos artículos, gracias. Lo mejor que puedo sacar de esto es que impulsé a la gente a hacer un ‘autumn cleaning’- y si eso hace que se sientan mejor y que regrese el feng shui a sus casas, habrá valido la pena. 

Pero quiero darle las gracias auténticamente a las demás personas, por suerte la gran mayoría, por traerme ropa, sábanas y cobijas en perfectas condiciones, limpias, y hasta dobladas.

De verdad: GRACIAS.

Para los que viven cerca, sigo recibiendo cosas. Para los que no, hagan lo mismo en donde estén. Y me despido con un cliché equivalente a ponerle un gran moño rosa a esta entrada: Dar es recibir.

Así que den- si pueden leer esto, pueden ayudar a alguien.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo TIERRA

6 Respuestas a “‘Tis the Season

  1. zorobabel

    Voy a pensar tu propuesta. Saludos.

  2. El stiletto sin tacón es esencial para que la comunidad pueda tener la indispensable escena de la mujer kinky tirada a media calle, bajo la lluvia, con el vestido subido, el rimmel corrido, las dos manos hacia el rostro tratando de retirar el pelo mojado de la cara al tiempo que grita en alarido: “¡te arrepentirás!” ¿O no? Creo que fue una buena aportación.

  3. glasswing

    Sí, pero creo que mejor le voy a quitar el tacón al otro y regalarlos como balerinas kinky. Porque lo kinky no se les quita con nada.

  4. Hola Mel, ya tenía un buen rato sin pasar a leer tu blog. Qué chido que pude darme el gusto de leer un buen de posts tuyos de jalón, como una recompensita personal, gracias por escribir y compartirlo. También quiero decirte que éste último post me tuvo riéndome. It’s hella funny, girl. Pero pues aparte del humor, qué chido que estas colaborando para ayudar a estas comunidades rurales. Es muy admirable, Mel.
    pd: shot la corbata con mole.

  5. bueno, yo sí hubiera aceptado el par de calcetines delgaditos y las 14 corbatas 😉

  6. Rogelio Aldape de la Garza

    Yo estuve pensando en eso de regalar las cosas que estan de más en mi cuarto y son muchas las que deje de usar desde hace años…

    Si eso lo multiplico por los conocidos que tengo me doy cuenta de lo mucho que se puede ayudar tan solo en especie, sabiendonos organizar y sin gastar un centavo.

    No se me olvida el comentario casi reclamo en la desesperación de un señor que estaba vendiendo escobas afuera de una papeleria, cuando me ofrecio una escoba le dije “Muchas gracias no necesito una escoba” a lo que me respondio “Ayudame, necesito comer, tengo ganas de vivir.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s