Banana Jam

”The rest of the recipe was in Estha’s new best handwriting. Angular, spiky. It leaned backwards as though the letters were reluctant to form words, and the words reluctant to be in sentences.” 

Tuve que dejar de leer ahí. Porque pensé que era una señal divina de que estaba dejando para después las cosas que tengo que hacer ahorita. Reluctant. Esa fue la palabra que leí en negritas y me hizo enderezarme en la silla.

Pero no podía ponerme a trabajar sin recomendar este libro, hubiera sido un acto egoísta. Es de esos que abro en una página al azar antes de salir de mi cuarto, para pensar en alguna de sus lineas durante el día. Todo esto como un juego que se trata de ver cómo prácticamente toda idea se puede aplicar a prácticamente toda cosa, siempre que la mente coopere y se convierta en una jukebox de connotaciones. Lo juego muy seguido.

The God of Small Things, Arundhati Roy

Esta entrada se llama así por la no tan obvia alusión al libro de Roy, pero también porque es una mezcla homogénea y azucarada de cosas, en la que aunque figure un elemento amargo, el resultado final puede untarse en pan y calificarse como dulce; de la misma forma injusta y justa, general y detallada en la que un juez de las olimpiadas califica un clavado con un número.

Y esa es la razón exacta por la que no soy fan de las mermeladas, los currys y el mole: que sus ingredientes se esconden unos detrás de otros, y cuando no se pierden, sobresalen demasiado. Aunque rodeada del folclor que muy seguido los acompaña, los pruebo con gusto. Como siempre, marqué mis extremos para luego señalar exactamente en qué tonalidad de gris estoy, y sobre todo: cómo en mi ser lo que predomina es la metáfora.

Sin seguir un orden particular (again, jam): La música es Imogen Heap: Decembers of Love, (favor de ignorar el video de caricaturas japonesas que aparece. O mejor aun, no ignorarlo y tratar de imaginarse la mente ociosa y distante que se dio tiempo para hacerlo) y qué apropiada. A los demás sentidos los complace un Earl Grey de Twinings, que no se compara con el que compraba en T de Broadway St., tienda que ahora es sólo una imagen más que me llena de nostalgia y me pregunta con ganas de irritar por qué no hice más por quedarme en Vancouver. En fin. 

Es una combinación increíble la de un té con prana (aunque comercial) con la sensación de los músculos adoloridos: Ayer fui a una clase que se llama Body Combat, que en la opinión experta del entrenador y mi infinita credulidad, puede hacer maravillas por mi vanidad si la mezclo con otra que se llama Body Pump alternadamente, que es más anaeróbica y ‘…te sirve para marcar’. Tengo fe en que de afuera hacia adentro puedo llegar al estado psicoemocional que tengo en un pedestal y al alcance único de la vista- por el momento.

Con todo y que muchos psicólogos podrían calificar de discutible mi orden de las cosas (que me quiero arreglar de afuera hacia adentro), ya les contaré  cómo me va, pero para encontrarle algo de lógica por el momento, los invito a visitar el cajón de su preferencia en mi escritorio. Se darán cuenta de que soy de esas desviaciones estándar que los investigadores aceptan pero no necesariamente agradecen.

Y es que no es vanidad pura, es un paso crucial en este maratón que corro a los 27. 

Regresando a Arundhati, nada en particular. Léanla. Ya voy a trabajar, lo prometo. Al aire, qué conveniente.

 

PD: Me acuerdo que en primaria me pedían que escribiera adjetivos positivos que empezaran con cada letra de un nombre, como si los nombres fueran siglas (¿cómo se llama eso?)… A veces por halagar, a veces por falta de imaginación escribía adjetivos que sabía que la persona no era. Luego me entretenía viendo que esos eran con los que más sonreían.

Eso es algo que ya no hago.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo AGUA

Una respuesta a “Banana Jam

  1. Rogelio Aldape de la Garza

    Mi estimada Melisa!!!

    Que buen rato pase leyendo esto!!!

    Estas muuuuy cabrona !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s